Se encuentra en: Inicio Instalaciones Campo de Los Juncos

Campo de Los Juncos

Campo de Los Juncos

El campo de Los Juncos surge en los años 40 como una necesidad, ya que el “Campo de Villarejo”, donde habitualmente jugaba la Gimnástica Bembibrense, desaparece al iniciarse en él las primeras edificaciones. Fue posible gracias a un acuerdo entre la Junta Vecinal y los representantes de Falange y su organización juvenil (F.E.T. y de las J.O.N.S), en el que se acordaba destinar el recinto exclusivamente a uso deportivo. Pueden consultar el documento en este enlace.

Se elige para ello un terreno baldío, un juncal que, gracias al trabajo colectivo de los aficionados, se secó y posteriormente se sembró de hierba. De ahí su nombre. Tenía medidas reglamentarias de 90 x 60, con las porterías orientadas de este a oeste, en sentido opuesto a su emplazamiento definitivo.

Aunque disponía un buen césped, carecía de cierre e instalaciones, lo que suponía un gran obstáculo para participar en competiciones oficiales, ya que no se podía cobrar entrada. Los jugadores se vestían en el antiguo local de La Falange, situado en la esquina de la Calle Cervantes con la Avenida de El Bierzo, que quedaba muy alejado del campo, y la carencia de duchas se suplía con la reguera que bordeaba el campo, al menos durante los meses de verano.

En 1955, con motivo de las fiestas de El Cristo, la Cultural, que acababa de ascender a primera división, viene a jugar a Bembibre. Se construye entonces el primer cierre del campo de Los Juncos, a base de tablas. Dos años más tarde el campo se cierra ya con bloques de cemento y eso facilita que el Atlético Bembibre pueda regresar a las competiciones oficiales.

Con motivo del ascenso a tercera división en 1966, se emprende una nueva remodelación de Los Juncos. Se desvía la reguera de Pradoluengo para ganar más terreno y se cambia la orientación de las porterías. Las dimensiones son ahora de 94 x 68, aunque posteriormente se ampliarán hasta los 100 x 68 definitivos, a costa de uno de los fondos.

Las instalaciones también sufrieron muchos cambios. Las primeras casetas, donde se cambiaban los jugadores y el trío arbitral, en la década de los 60, fueron sustituidas por unos nuevos vestuarios, mucho más modernos y funcionales, que se construyeron cuando se cambiaron las viejas gradas de tierra por la nueva tribuna de cemento.

A finales de los 80 Los Juncos estrenó la iluminación artificial, convirtiéndose en el primer campo de El Bierzo y único de la provincia, junto al viejo Antonio Amilivia, que podía presumir de contar con torretas de iluminación.

Coincidiendo con el cambio de siglo, en la temporada 1999-2000, se produce el traslado a las nuevas instalaciones de La Devesa, que se convierte en el estadio oficial del Atlético Bembibre. Los Juncos, después de albergar durante muchos años los partidos del primer equipo, se convierten en campo de entrenamiento y terreno de juego para el fútbol base.

El 1 de mayo de 2008, después de más de 60 años, se echaba definitivamente el cierre al ya mítico campo de Los Juncos, por el que pasaron equipos de la talla de Santander, Murcia, Real Betis, Salamanca, Oviedo, Valladolid, el Chaves de la primera división portuguesa, el Rosario de Santa Fe argentino, o el Dunajka Streda de la extinta Checoslovaquia.

Los Juncos, que fue escenario de grandes derbis entre el Atlético Bembibre y la S.D. Ponferradina, se despidió con un partido oficial entre ambos equipos, aunque fuera en categoría juvenil. Gerardo de la Mata, como presidente del club, fue el encargado de cerrar definitivamente las puertas de este campo de fútbol, que ha pasado a formar parte de la memoria colectiva y de la historia del Atlético Bembibre.

Pueden consultar aquí el artículo, a doble página, que “Capela” escribió para La Crónica de León, con motivo del cierre del histórico campo.

Pueden consultar aquí el artículo que Gerardo de la Mata publicó en la revista de la Federación de Castilla y León de Fútbol, con motivo del cierre definitivo del Campo de Los Juncos y la inauguración del nuevo complejo deportivo de El Barco.

Entrada al Campo de Los Juncos

 

Comparte la página